Tipos de textos: estructura, características y ejemplos

¡Comparte ahora!

¿Cuántas veces has intentado escribir un texto y al final no es lo que esperabas? Sientes que quizás le falta algo, pero no logras descubrir qué es.

En este artículo te voy a contar qué tipos de textos existen, su estructura interna (esqueleto) y cómo diferenciarlos.

Muchos de ellos de seguro ya los conoces y los usas a diario.

Si eres emprendedor, tienes un blog, un sitio web, un ecommerce o simplemente, te interesa conocer un poco más sobre la importancia de los textos en la era digital, estás en el lugar correcto.

Así que empecemos.

¿Qué es un texto?

 
tipos de textos

“«… la elaboración y comprensión del texto, por regla general, tienen lugar en un proceso de comunicación en el que el hablante desea que el oyente se entere de algo o modifique su estado interior de otra manera (se forme o modifique determinadas opiniones o posturas) y en virtud de ello eventualmente lleve o no a cabo ciertas acciones deseadas». (Teun Van Dijk)

Y esta es solo una de las definiciones que puedes encontrar sobre qué es un texto.

Esto se debe a que la Lingüística textual, disciplina que estudia el texto, empezó a tomar fuerza a penas a mediados de los años sesenta.

Por lo que se ha teorizado mucho al respecto, sin que exista una sola definición para texto.

Sin embargo, es posible afirmar que un texto es todo acto comunicativo que busca que el receptor realice una acción.

En los anuncios publicitarios, por ejemplo, es muy común ver textos persuasivos, que buscan motivar a las personas a comprar algo o seguir una marca.

que es un texto

Sin embargo, tú y yo, también creamos textos a diario con un objetivo en mente:

  • Hablamos por whatsapp
  • Opinamos sobre un producto
  • Buscamos instrucciones para elaborar algo
  • Escribimos una reseña de un sitio
  • Describimos un producto o servicio

Pero te estarás preguntando ¿Todos los textos son iguales o existen diferencias entre ellos?

Bueno, existen varios tipos de textos, que luego se subdividen en géneros (como el chat, el email, fanfiction, tuiteratura, etc), pero para no abrumarte con tanta información, te voy a indicar la clasificación más aceptada hasta la fecha.

Tipos de textos

La tipología textual propuesta por el lingüista, Jean-Michel Adam (1992), es la más usada por su carácter didáctico. En ella, los textos se clasifican según la intención del emisor o hablante, así:

texto

Textos instructivos

Los textos instructivos se usan para dar indicaciones organizados de cómo el receptor debe hacer algo.

Son comunes en recetas, instrucciones para armar un mueble, indicaciones para tomar un medicamento, en campañas preventivas, etc.

Si tienes un emprendimiento o vendes productos, sería una excelente idea crear un paso a paso sobre cómo adquirir tus servicios o cómo es la forma correcta de usarlos para que duren más tiempo, por ejemplo.

Créeme, esto mejorará notablemente la experiencia de usuario de tus clientes y te ahorra costos.

Textos descriptivos

Los textos descriptivos responden a la pregunta ¿Cómo es?, y su intención comunicativa es la de contar cómo es una persona, un objeto, un lugar, un sentimiento, una situación, etc.

Las guías turísticas son el más claro ejemplo.

tipo de textos

Allí se mezclan elementos visuales y escritos para describir de la forma más precisa sitios turísticos, restaurantes de comida típica, las costumbres locales y mucho más.

Otros tipos de textos descriptivos los encuentras también en catálogos, descripciones de productos, postales, novelas, cuentos, etc.

tipo de texto

Texto Narrativo

Este tipo de textos se usa para relatar hechos reales o imaginarios a través de personajes, ubicados en un lugar y tiempo determinado.

Ejemplos de esta estructura textual son: los cuentos, las noticias, los cómics, páginas sobre mí, storytelling, charlas cotidianas, biografías, etc.

En el caso de las páginas “sobre mí” de un sitio web, se recomienda el uso del storytelling, ya que te permite relatar a modo de historia cómo se creo tú empresa, los retos que tuviste que pasar y finalmente, como lograste consolidarla.

Piensa en ti como un héroe, los retos como el villano, si quieres puedes mencionar a tú guía o mentor y las metas que persigues.

Texto expositivo

Un texto expositivo transmite información objetiva sobre un tema y responden a la pregunta ¿Por qué es así?

Algunos ejemplos de este tipo de textos los encontramos en ensayos, crónicas, entrevistas, definiciones, libros de texto, artículos, noticias, etc.

 

tipos de texto

Estos textos brindan información específica sobre un tema y su intención es dar a conocer datos precisos sobre un hecho o suceso determinado.

textos

Texto argumentativo

En el texto argumentativo, la pregunta clave es ¿Qué pienso o qué te parece? En este tipo de textos se expresan ideas y se defienden opiniones, con una clara intención de persuadir al receptor.

Ejemplos de ellos son: los anuncios, la publicidad, landing page o páginas de aterrizaje, páginas de inicio, reseñas, artículos de opinión, críticas, etc.

 

Cuando buscas un negocio en Google, aparece la foto del lugar y debajo unas estrellas. También puedes ver un puntaje, al lado de las estrellas, que es el promedio de las calificaciones dadas por los clientes. Debajo de cada calificación, puedes ver las opiniones de cada cliente, ese contenido es un texto argumentativo.

También encontramos textos argumentativos en las páginas de aterrizaje o landing page, en donde se intenta convencer a los clientes por medio de copywriting para que adquieran una oferta.

Sin duda, la publicidad es especialista en este tipo de contenidos. Ellos apuntan a las emociones de las personas para crear interés en una marca.

Texto dialogal

tipos de textos literarios

El texto dialogal, se encuentra especialmente en piezas teatrales, entrevistas, cuentos, novelas, mensajes de WhatsApp, memes, etc.

Su estructura representa conversaciones entre personajes y se caracteriza por usar formas gramaticales como la exclamación, la interrogación, la entonación, los iconos, los emojis.

Es lo más cercano a una conversación real, en la que se busca crear empatía con el receptor.

Además de los tipos de textos que te acabo de mostrar, existió otra clasificación basada en la temática del texto, formulada por Eigenwald (1978):

  • Textos periodísticos (noticias, artículos de opinión, etc.)
  • Textos económicos (la sección de economía en la prensa
  • Textos políticos (discursos políticos, textos jurídicos, etc.)
  •  Textos jurídicos (leyes, sentencias, contratos, etc.)
  • Textos científicos (textos del campo de las ciencias y las letras)

Existen también los subtextos que surgieron a partir de otras tipologías de orden superior:

  • Textos publicitarios (gestados en los diarios de prensa)
  • Textos humanísticos (su mayor auge se dio en el renacimiento)
  • Textos literarios (tienen sus orígenes en las expresiones religiosas antiguas)

Es importante mencionar que, los textos también se pueden clasificar desde cualquier de los otros elementos que hacen parte del acto comunicativo:

  • El canal (medio a través del cual se transmite el mensaje)
  • La temática
  • La situación comunicativa
  • La extensión
  • Intención comunicativa del emisor (del que hablé arriba)

¿Cómo diferenciar un texto de otro?

Para poder diferenciar un texto de otro, vamos a tener en cuenta la intención comunicativa del emisor del mensaje.

Aquí te debes preguntar ¿Qué es lo que quiere el autor del texto o emisor, que yo haga?

que es texto
  • (Dialogal): ¿quiere entablar una conversación?
  • (Descriptivo): ¿quiere explicarme algo de manera detallada?
  • (Argumentativo): ¿quiere convencerme de creer o de comprar algo?
  • (Instructivo): ¿quiere indicarme los pasos a seguir para realizar algo?
  • (Explicativo o expositivo): ¿quiere informe de algo de manera objetiva?
  • (Narrativo): ¿quiere contarme sobre un hecho o suceso?

Al descubrir la intención del emisor en un texto, te será posible ubicar dicho contenido dentro una de las estructuras base: narrativa, expositiva, instructiva, argumentativa, descriptiva o dialogal.

Si por el contrario, tú eres el emisor y quieres crear un texto con una determinada intención, por ejemplo, que adquieran tu producto, puedes usar como base para tus contenidos los textos argumentativos y agregarle elementos de las demás estructuras para potenciar tu mensaje.

Ten en cuenta que un texto puede contener varias estructuras textuales internas, pero siempre va a predominar una.

Estructuras textuales

Características que debe tener todo texto

Existen siete parámetros, establecidos por Beaugrande y Dressler (1997), que debe tener un texto para que sea reconocido como un acto comunicativo, estos son:

  1. Cohesión: es la relación entre las partes de un texto (palabras, oraciones, párrafos, etc). Los mecanismos gramaticales (referencia, sustitución, elipsis) y léxicos son los que permiten que un texto sea cohesivo.
  2. Coherencia: permite que un texto adquiera sentido gracias a los conocimientos previos que se tenga sobre el tema y a la comprensión de las frases que hacen parte del mismo. La coherencia se consigue a través de procedimientos como: la correferencia, la contigüidad semántica y el uso de conectores.
  3. Intencionalidad: la intencionalidad está dada por el emisor del texto, quien busca la consecución de unos objetivos en la comunicación (conversar, describir, persuadir, indicar, explicar e informar).
  4. Aceptabilidad: es la relevancia que da el receptor al texto.
  5. Informatividad: todo texto debe presentar información relevante para el receptor.
  6. Situacionalidad: depende de los factores que hacen posible que el texto sea relevante en un determinado contexto comunicativo.
  7. Intertextualidad: un texto siempre está relacionado con otros textos, lo que puede permitir diferentes interpretaciones por parte de un receptor.

Te recomiendo tener presentes estas características al elaborar tus contenidos.

¿Quieres saber por qué?

Bueno, resulta que Google quiere que tener felices a sus usuarios mostrándoles contenido de valor y para conseguirlo, creó el algoritmo colibrí.

Este algoritmo es muy preciso al descubrir la intención de búsqueda de un usuario y se ha dado cuenta que existen contenidos que pueden referirse a un mismo tema.

Esto se conoce como búsqueda semántica.

Por eso, si buscas cenas navideñas, Google te ofrece información sobre nutrición, sitios cerca de ti dónde comprar, recetas, videos, paso a paso, imágenes, etc.

Aunque, no fue siempre así. En sus inicios, Google solo mostraba páginas con la palabra clave exacta. Por ejemplo: cenas+navideñas.

Lo que dejaba fuera de la lista a muchos sitios web interesantes y relacionados con la temática.

Por eso, al elaborar tus textos los recursos gramaticales y léxicos necesarios para que tu contenido sea claro, preciso y valioso.

Esto hará que mejore tu posicionamiento orgánico y lleguen a ti más personas interesadas en lo que ofreces.

Conclusión

Cada día nacen nuevos contenidos híbridos o modificaciones de los textos existentes, pero no es mero capricho.

Cada época aporta nuevas formas de comunicación que satisfacen las necesidades de los usuarios.

Nos adaptamos a los cambios sociales.

Es por eso que debes convertir los géneros discursivos digitales (email, chat, videos, etc) en parte de tu estrategia.

Crea contenidos innovadores que acerquen tu producto a tu público.

Eso agradará a tus clientes y le hará un guiño al algoritmo de Google para que mejoré tu posicionamiento orgánico.

Entonces, escoge el tema, la estructura que le va mejor y comienza a escribir.

No olvides agregar sinónimos, referencias, elementos gramáticos y todo lo que pueda mejorar el mensaje que deseas transmitir.

Si te gustó este artículo, comparte y comenta.

 

¡Comparte ahora!

Suscríbete a nuestro boletín

Registra tus datos ahora, para ser el primero en recibir nuestras promociones, novedades o notificaciones.

Scroll to Top

¡Gracias por suscribirte!






Te hemos enviado un correo para que por favor confirmes tu suscripción.

En caso de que no estemos en tu bandeja de entrada, por favor revisa el spam.